Gracias a vosotros

Así que has tenido las agallas... 
Has dejado todas las ventanas abiertas y la ventolera me ha desordenado todo el cuarto.
Que cómo iba a tener yo la culpa decías, ¿no?
Yo tengo la culpa de todo, mi amor. Tengo la culpa de creerte desde casi el principio.
Y tampoco paraste hasta que no me rompiste todos los platos.

Joder, ¿qué coño has hecho?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dilo bajito...