Gracias a vosotros

A quemarropa

Todos mis centímetros cuadrados se dedican a escucharte.
También confieso que a veces no me fío, que bebo un par de copas por querer verte, doble. 
Si peco de intensa, mi pecado, llévame al infierno.
No tengo mariposas, me revolotean mis cuervos.
Por apretar los dientes y volverme. Continuar esta nocividad que no me deja dormir pronto y me levanta temblando. Cuando te sueño, es otra historia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dilo bajito...