Gracias a vosotros

Vida y suerte

Hoy sentí lo más fuerte. Sentí la fragilidad íntegra, una fobia en su totalidad.
Que se me iba.
Estaba esperando el desastre natural. Ya me veía temblando tras el huracán. Ya veía como me iría quedando en los huesos.
Hoy no quise que fuera hoy. Iba a quedarme a oscuras aun con los ojos cerrados. Ni siquiera pensé en la suerte.
Me aguanté la respiración como bajo el agua. Ahí quieta, aguantando la corriente.

Pero apreté los dientes,
cedió el temporal
y, con el mar en los ojos,
bajó la marea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dilo bajito...