Gracias a vosotros

Ojalá tú

Yo no buscaba caballeros, ni galanes. Ni pedía llevar corona, ni esposarme con condes o reyes. Tampoco esperaba ser rescatada por caballeros andantes, ni contratar hechiceros, ni alcahuetas.
Yo no quería más magia que la que me brindó mi poeta al llegar a mis rincones.
Bohemio de mirada firme y manos ásperas. Estudié cada gesto mientras contaba con afán sus batallas. Arte gitano, piel de cuero blanco y voz enronquecida. Pirata hablando de libertad, marinero errante renunciando a encontrar el norte. Viajero de mis cordilleras, aventurero de mis costas. Cante hondo era el sonido del viento si nos iba descubriendo el amanecer. Noche de dedicación, era su ombligo pegado al mío en algún lugar secreto. Eran mis costillas las cuerdas de su guitarra, era mi tembleque símbolo de su comparecencia.
Mi bohemio, mi poeta, más que mi contratiempo.
Ni siquiera mis demonios se atreven de llevárselo de mi cabeza.
Ilustración por Paula Bonet.

2 comentarios:

Dilo bajito...