Gracias a vosotros

Tú como hábito

He descubierto que no hay mejor sensación que estar entre tus brazos. Pensé que sería el nuevo temporal lo que empezaba a alegrarme los días; el cómo iban desapareciendo las nubes grises del invierno y cómo venían las nuevas sensaciones. Pero no. Todo esto es por ti. Ha arribado mi suerte como la primavera. He acabado por acostumbrarme a ti, a tus besos. Siento que ya no necesito nada más. Tú haces que, cada vez que cierre los ojos, te imagine, que sueñe despierta, que esboce, sin quererlo, alguna que otra sonrisa. Eres el responsable de que le haya cogido manía a todos mis relojes, pues, cuando no estás, no veo el momento de volver a verte o que, cuando estoy contigo, pasen las horas demasiado deprisa.
He unido tus lunares con caricias, dejando tu espalda llena de constelaciones mías. Pero no quisiera comparar el cielo con estar contigo, porque, después de ti, se me queda pequeño. Eres esa sensación de desahogo, esa necesidad de darlo todo por alguien. Eres por quien muerdo el agua. Eres quien al decir "buenos días" hace desvanecerse cualquier pesadilla. Quien con una mísera mirada hace desaparecer cualquier desazón. Eres tú el culpable de que las mariposas de mi estómago padezcan de insomnio y ahora tu entretenimiento es estar las veinticuatro horas del día en mi cabeza, como si no tuvieras nada mejor que hacer.
Eres mis días a partir de ahora. 
Eres tú, y todo esto es por ti.


Te quiero.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu blog. Enhorabuena por él. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles de gracias, de veras. Un placer que haya gente que sepa disfrutarlo. ¡Saludos!

      Eliminar

Dilo bajito...